Eduardo Valiente


lipoescultura
Lipoescultura
.
Es un procedimiento que consiste en la aspiración de la grasa que se deposita en lugares indeseados de manera relevante y notoria.

Esta se puede realizar en cualquier parte del organismo incluyendo el mentón, el cuello y las mejillas.

La lipoescultura no se debe manejar como tratamiento para la reducción de peso, sino como una técnica para remover la grasa en lugares donde la dieta y el ejercicio no la reducen.

¿Quienes son buenos candidatos?

Los pacientes ideales para una lipoescultura son aquellos que se mantienen en un peso ideal o en sobrepeso según el índice de masa corporal, y que tienen la tendencia a tener depósitos grasos que se hacen demasiado notorios con relación al resto del cuerpo. Se deben encontrar físicamente bien, sicológicamente estables y con expectativas reales del posible resultado. Su piel debe ser firme para garantizar una buena retracción cutánea. No se recomienda a personas con enfermedades cardiacas o pulmonares. Se debe tener claridad que la lipoescultura no quita la celulitis, pero la mejor al disminuir la concentración local de grasa y sus retenciones frecuentes de liquido. La cirugía se puede realizar con las tres técnicas principales de anestesia como son la local con sedación, anestesia loco regional o general. La anestesia dependerá única y exclusivamente de los volúmenes a extraer, de las áreas afectadas y del tiempo que se necesite, por eso, esta se discutirá con el anestesiólogo y el cirujano.

Al terminar la cirugía la paciente deberá usar una prenda compresiva el primer mes las 24 horas del día y el segundo mes se usará únicamente durante el día.

Es de vital importancia los masajes de drenaje linfático, el ultrasonido, y la gimnasia pasiva para una mejor recuperación.

Riesgos

La Lipoescultura es un procedimiento normalmente con pocos riesgos cuando los pacientes son cuidadosamente seleccionados, la clínica es adecuada, el instrumental ideal y el cirujano bien preparado.

Las principales complicaciones son la presencia de seromas que son fácilmente solucionables mediante una punción, agresiones severas a la piel y en otros casos como la infección. Existe la embolia grasa que es una complicación que se presenta en menos del uno por ciento de los pacientes, y siendo detectada a tiempo y tratada no deja ninguna secuela.

Al ser un procedimiento cerrado es frecuente que no queden idénticos los lados aspirados por lo tanto el paciente debe tener en cuenta que hay una alta posibilidad de un retoque.

Sensibilidad

Los trastornos de sensibilidad son frecuentes pero transitorios, al desaparecer el edema se vuelve a recuperar la sensibilidad del área afectada. Nunca son permanentes estas secuelas.

Post Operatorio

El post es rápido, pues a los cinco días el paciente no tiene puntos y solo queda el proceso de cicatrización interna.

Es de resaltar que a la semana se puede apreciar el 50% del resultado, pues el organismo necesita de unos tres meses para desinflamarse, adherirse y recuperar la piel su textura.

CIcatrices

En cuanto a las cicatrices necesitarán de un año para su estabilización. Las cicatrices queloides son inherentes al paciente.


.

Quirúgicos 

No Quirurgicos